Hiperlipidemia y ejercicio

Hiperlipidemia y ejercicio

Hiperlipidemia y ejercicio

Numerosos estudios han demostrado la actividad física tiene efectos beneficiosos para los pacientes que sufren hiperlipidemia, ya que influye sobre los niveles de lípidos plasmáticos (conjunto de grasas que se encuentra en la sangre). Sin embargo, es necesario una consulta médica previa para realizar una evaluación individual con una revisión del aparato cardiovascular y la capacidad física.

ejercicio ideal

Lo más recomendable es un programa de ejercicio físico aeróbico (caminar, carrera suave, ciclismo, natación, etc.) realizado a intensidad moderada a un 65-70 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima y de tres a cinco sesiones por semana.

Beneficios de la práctica deportiva

  • Disminuye los niveles de triglicéridos y de colesterol (malo), aumenta el colestrol (bueno) y reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Mantiene el peso corporal y previene la obesidad.
  • Evita la ansiedad, la depresión y el estrés.
  • Ayuda a que el corazón funcione mejor: reduce el número de latidos por minuto, mejora su contracción y desarrolla nuevas arterias.

Precauciones a tomar

  • En las personas con obesidad o sobrepeso, la acción beneficiosa del ejercicio se acentúa si se modifican los hábitos alimenticios: restringir el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y aumentar el de productos con grasas mono y poliinsaturadas. Sin una dieta cardiosaludable es más difícil lograr los objetivos.

 

Fuente: Fundación Española del Corazón

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar