Inhibidores de la renina

Inhibidores de la renina

Son un grupo de fármacos bastante novedoso que se emplea fundamentalmente para tratar la hipertensión arterial. Suelen ser seguros y bien tolerados.

¿Qué son los inhibidores de la renina?

Los inhibidores directos de la renina están muy relacionados con los IECAs y los ARA II porque, al igual que ellos, actúan bloqueando el ‘sistema renina-anginotensina’, uno de los mecanismos más importantes que tiene el cuerpo para regular la tensión arterial. Como su propio nombre indica, estos medicamentos actúan reduciendo la actividad de la renina que es el primer paso de este sistema.

Los inhibidores de la renina son fármacos muy útiles para el tratamiento de la hipertensión arterial. Además, también se está investigando si, como ocurre con los IECAs y ARA II, pueden ser eficaces en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

¿Cómo puedo saber si estoy tomando un inhibidor de la renina?

Como ocurre con muchas familias de fármacos, los inhibidores de la renina se pueden reconocer por cómo acaba el nombre del principio activo. Los medicamentos de este grupo tienen un nombre que acaba en ‘kiren’. En el momento actual, solo está disponible en el mercado el aliskiren, pero hay otros en investigación (remikiren, enalkiren).

¿En qué casos están indicados?

Los inhibidores directos de la renina se emplean en el tratamiento de la hipertensión arterial.

Riesgos del tratamiento

Como ocurre con todo este grupo de fármacos, por precaución se recomienda comprobar que la función del riñón y los análisis de los iones de la sangre sean correctos.

En general, se trata de fármacos seguros y bien tolerados. Los principales efectos secundarios aparecen si se produce una bajada excesiva de la presión arterial, que puede dar lugar a mareos o sensación de debilidad. En algunos casos, bastante infrecuentes, puede causar diarrea. Con los datos que tenemos hasta ahora, parece que no producen tos, uno de los problemas que a veces aparecen con los IECAs. En casos excepcionales pueden ser causa de reacciones alérgicas. No se deben tomar durante el embarazo o la lactancia.

Está contraindicado en los pacientes que toman ciclosporina, uno de los fármacos necesarios en los trasplantados de un órgano.

Fuente: Fundación Española del Corazón

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar